Vichyssoise

Recetas de Vichyssoise

Vichyssoise de pera

Vichyssoise de pera

Refréscate en los días calurosos del verano con una deliciosa sopa fría, ya sea para una comida o una cena ligera. La vichyssoise es una de esas sopas frías que puedes incluir en tu menú de verano. He hecho varias recetas de este plato, pero he querido compartir con vosotros esta nueva versión con pera.

No es muy largo de hacer, pero se necesita tiempo para que enfríe por completo, y hay que meterlo en el frigorífico durante unas horas, pero su sabor bien vale la pena la espera.

Ingredientes para 6 personas:

  • 15 ml (1 cucharada) de aceite de oliva
  • 125 gr de cebolla, picada
  • 500 gr de puerro, solo la parte blanca, picada
  • 500 gr de patatas, peladas y picadas
  • 500 ml de caldo de pollo bajo en sal
  • 1 pera madura, pelada y sin corazón
  • 750 ml de leche entera
  • 30 gr de cebolla blanca o cilantro, picado
  • Sal (opcional)

Indicaciones para elaborar la receta:

Ponemos a calentar a fuego medio una cazuela de tamaño grande. Añadimos el aceite de oliva y dejamos que se caliente. Mientras tanto, pelamos y picamos la cebolla. No hace falta que esté demasiado picada ya que luego lo vamos a pasar todo por la batidora.

Agregamos la cebolla al aceite y dejamos que se sofría durante unos minutos, hasta que empiece a ablandarse (pero que no coja color marrón).

Mientras se sofríe la cebolla, vamos pelando y picando en dados las patatas; y lavando y picando el puerro.
Del puerro sólo vamos a aprovechar su parte blanca, por lo que cortamos la verde y luego le hacemos unos cortes longitudinales para poder lavarlo bien.

Añadimos las patatas y el puerro a la cazuela, para que se sofríe con la cebolla. A continuación, vertemos el caldo y dejamos que se cueza destapado, hasta que estén todos los ingredientes tiernos.

Durante esos minutos, preparamos la pera, pelándolo, quitando el corazón y cortándolo en trozos. Agregamos la pera cortada al resto de ingredientes y, en la misma cazuela, lo pasamos por la batidora hasta que tengamos un puré suave, sin grumos ni trozos.

Después, vertemos la leche (no es necesario que esté caliente) y lo removemos. Tenemos que dejar que enfríe en el frigorífico durante una o dos horas antes de servirlo.

Después de que enfríe, lo probamos para ver si hay que rectificar de sal (dependiendo del caldo que le hayamos añadido), y le espolvoreamos por encima la cebolla picada o el cilantro (o las dos cosas). También le podemos añadir unos picatostes, o unos taquitos de jamón serrano.